Triatlón, requiere  de una gran preparación física


Actualmente, se ha escrito y hablado mucho acerca del gran número de lesiones musculares que sufre el Real Madrid de fútbol sin embargo, equipos como el Barcelona (Iniesta), Athletic Club (Ustaritz), Liverpool (Fernando Torres) y otros equipos, también padecen las consecuencias de esta patología durante esta temporada.
Las lesiones se pueden dividir dependiendo de su tiempo de recuperación en cuatro grandes grupos:
1) Larga duración: Afectan al deportista durante una temporada (4 meses o más), por ejemplo: ligamento cruzado o fracturas en la pierna.

2) Media duración: Su periodo de recuperación oscila entre 1 a 3 meses, por ejemplo roturas musculares de consideración.

3) Corta duración: Se incluyen en este grupo las lesiones de carácter leve, apartando al deportista de la competición de 3 semanas a 1 mes.

4) Molestias: No impiden desarrollar la competición pero entorpece su preparación y desarrollo.

Aunque debido a su importancia y gravedad se suele dar mucho eco a las lesiones de larga duración, las lesiones de media y corta son igual de peligrosas debido a que rompen los tiempos de preparación del deportista, interrumpiendo el ritmo de competición.

A) ¿SE PUEDEN EVITAR?


Las gravosas consecuencias tanto en el plano físico, competitivo, como en el meramente económico derivadas de las lesiones, han obligado a los equipos a investigar métodos, sistemas de prevención y, métodos de diagnóstico precoz de las mismas. A continuación se van a exponer una serie de indicaciones que, si bien no las evitan al 100 %, reducen en gran medida su aparición:

1) ANTES DE LA COMPETICIÓN
a) Ejercicios de propiocepción: Las diferentes disciplinas deportivas emplean progresivamente más tiempo  dentro de su plan de preparación, en este tipo de actividades (equilibrios, juegos de lucha, …). Asimismo, cada vez más equipos utilizan estos métodos en el calentamiento de las sesiones preparatorias, e incluso antes de los partidos.

b) Trabajo de refuerzo muscular: Vulgarmente conocido como “trabajo de gimnasio”, es una práctica muy extendida dadas las cada vez mayores exigencias físicas del deporte de competición. En deportes como el baloncesto, se llevan años desarrollando tablas adecuadas a cada deportista sin embargo, en otros como el fútbol su aplicación es más reciente. El Athletic Club, por ejemplo, ha contratado este año a un profesional de dilatada experiencia y gran prestigio en este campo para planificar debidamente este tipo de trabajo.

c) Estiramientos y calentamientos específicos: inmediatamente antes del esfuerzo, es imprescindible una preparación adecuada y específica a las necesidades y situación de cada deportista.

d) Vendajes: el empleo de refuerzos o apoyos en zonas debilitadas o doloridas para proteger las mismas, es muy recomendable especialmente en deportistas propensos a sufrir lesiones.

2) DURANTE LA COMPETICIÓN

a) Evitar riesgos: Cuando el deportista nota una sensación extraña, por ejemplo un pinchazo en una zona muscular, debe valorar en base a su experiencia o bien, consultar al preparador o fisioterapeuta, si es conveniente continuar la actividad.

3) DESPUÉS DE LA COMPETICIÓN
a) Estiramientos: Fundamentales para evitar sobrecargas tras un esfuerzo prolongado deben realizarse de manera correcta para garantizar su efectividad.

b) Aplicación de frío: Es conveniente aplicar hielo tras el esfuerzo en las articulaciones que han sufrido lesiones anteriores para evitar inflamaciones. También los “baños fríos” son muy empleados.

c) Recuperación: Un buen descanso tras una actividad exigente, es fundamental para afrontar con garantías físicas el siguiente esfuerzo.

d) Adecuada alimentación: Recientemente se ha hablado bastante de las famosas papillas del Dr. Escribano. Es evidente que una alimentación variada y equilibrada de acuerdo con la demanda energética del cuerpo es fundamental para cualquier deportista.

4) SISTEMAS DE PREDICCIÓN DE RIESGO DE LESIÓN
Últimamente, se empieza a hablar en el ámbito de la prensa deportiva  acerca de la existencia de un aparato que es capaz de predecir el grado de riesgo de lesión de un deportista.

Los artículos publicados hace unos meses por varios diarios deportivos, argumentaban la ausencia en una convocatoria del futbolista Leo Messi, en base a los resultados arrojados por el mentado aparato que pronosticaba un riesgo elevado de lesión. En algunos medios incluso se comentó que el Fútbol Club Barcelona se había adelantado al Real Madrid, en este avance médico tecnológico, comparando el número de lesiones de ambos clubes, ignorando que estos últimos también disponen de la misma tecnología de predicción.
El principio en el cuál basa su diagnóstico el citado artilugio, es el análisis de la respuesta muscular a una serie de estímulos. Si los resultados se alejan de unos parámetros establecidos como “normales”, se valora la posible fatiga que padece el músculo.
Ante esto, cabe cuestionar la efectividad real del aparato. Es evidente que cuando predice riesgo de lesión su porcentaje de aciertos es total, esto es, si el deportista no juega, no se lesiona. Si juega, desestimando los resultados, y se lesiona, también acierta y, en caso de no lesionarse tampoco se equivoca puesto que sólo pronostica un riesgo.

Dejando a un lado la estadística y analizándolo desde un punto de vista profesional, considero que predecir el riesgo real de lesión ligamentosa u ósea, es francamente complicado de no existir una lesión previa de la zona. En el caso de las lesiones musculares, para garantizar la efectividad de la máquina debería realizarse un estudio previo de las respuestas a los estímulos en condiciones óptimas que sirviera de punto de referencia en cada deportista para particularizar cada resultado por lo cuál, la utilidad de este tipo de máquinas con parámetros estandarizados, es cuando menos dudosa. Además, las situaciones reales, difícilmente pueden ser reproducidas por una prueba realizada en una consulta.
En resumen, este tipo de aparatos son una ayuda más para evitar las lesiones, pero deben estar apoyados en el trabajo “antes-durante-después”, en las sensaciones del deportista y, en otras pruebas menos avanzadas pero igualmente efectivas como las ecografías.  Huelga decir que nunca esta garantizada la ausencia de lesiones, debido a la pléyade de imponderables que pueden ocurrir durante la competición, más si cabe, teniendo en cuenta el creciente número de partidos y competiciones a las cuales esta sometido  el deportista con exigencias físicas cada vez mayores.

A colación de este apartado de avances tecnológicos me parece pertinente comentar y advertir acerca del uso de las llamadas “plataformas vibratorias”. La proliferación y descontrol de su uso en los gimnasios, esta condicionando en gran medida los beneficios que producen, derivando en lesiones tal y como lo atestiguan algunas de las personas que acuden a ser tratadas en mi consulta por lesiones relacionadas con su utilización. Es preceptivo decir que cualquier avance tecnológico siempre es bien recibido, pero debe emplearse bajo control de personas cualificadas, para evitar posibles perjuicios.
Un saludo y recordaros que la consulta sigue abierta para que expongáis vuestras preguntas o propongáis nuevos temas que os resulten interesantes.

About the author

La redacción de menecesitas.com está compuesta por periodistas, fisioterapeutas, licenciados en educación física, nutricionistas y sobre todo deportistas. Todos nosotros escribimos con la intención de ayudarte en la mejora de tu pasión, el deporte.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)