GORKA SEDANO. Se va a acercando la época en la que sobra la camiseta y empezamos a preocuparnos por los “michelines”.  Son muchas las personas que nos preguntan si salir a correr sin desayunar es una buena fórmula para perder peso, dado que el consumo de grasas es mayor. Sin embargo, hay voces contrarias que opinan que este tipo de hábito no resulta beneficioso porque se pierde fibra muscular… Vamos a intentar explicároslo:

Ayunes o no antes de correr, la primera consideración a tener en cuenta es que tras una noche sin proporcionar alimento alguno a nuestro organismo, estamos ante una situación de 8 o 10 horas seguidas. Y este hecho conlleva que nuestras reservas de glucogéno sean bajas. Por este motivo, debemos ser conscientes de los riesgos y beneficios que podemos tener si optamos por correr en ayunas.

Para empezar, si salimos a correr a primera hora de la mañana, apenas levantarnos de la cama, hay que prestar atención a la intensidad de nuestro entrenamiento. La rutina de trabajo es recomendable que sea más bien ligera. Al usar las pocas reservas de hidratos de carbono, podemos sufrir hipoglucemia -el nivel de glucosa en sangre es más bajo de lo normal- e incluso podemos llegar a desvanecernos. Es por ello que el consejo no es otro que comer algo. Un simple vaso de zumo o un par de galletas pueden bastar para activar el metabolismo. Los alimentos proteínicos y grasos requieren una digestión más lenta.

Por otra parte, como ya hemos mencionado, si nuestras reservas de hidratos de carbono están al límite, nuestro organismo produce la energía a través de los aminoácidos, lo que repercute en nuestra propia musculatura. Además, al desarrollar una actividad física de baja intensidad, la duración de la misma no tiene tanta importancia. Aunque lo más aconsejable es que  las sesiones no estén por encima de los 45 minutos.

Efecto rebote

Otra observación a considerar es el efecto rebote que suele producirse cuando terminamos el entrenamiento. Es un momento crítico porque la sensación de hambre es mayor, y es relativamente sencillo caer en la tentación y cometer algún exceso. Y la efectividad de nuestro entrenamiento habrá servido de muy poco.

Llegados este punto, lo realmente importante es tener el denominado balance energético negativo. La premisa radica en que para perder peso corporal, hay que quemar más calorías de las que tomamos. Mientras que para ganar ese peso, hay que desarrollar el proceso inverso, y para mantenerlo habrá que comer el mismo número de calorías que se gastan.

Con todo lo expuesto, el mejor consejo que se pueda dar es seguir las pautas mencionadas, mostrar cierta prudencia, y comprobar si salir a correr en ayunas realmente aporta beneficios a nuestro cuerpo. De lo que se trata es de eludir cualquier tipo de riesgo innecesario que luego tengamos que lamentar.

Foto: Asics

About the author

La redacción de menecesitas.com está compuesta por periodistas, fisioterapeutas, licenciados en educación física, nutricionistas y sobre todo deportistas. Todos nosotros escribimos con la intención de ayudarte en la mejora de tu pasión, el deporte.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)