corriendo

Con la misión de vencer a la pereza y al sedentarismo, te contamos las excusas más utilizadas para no hacer deporte. De antemano, te garantizamos que no te van a servir de nada porque les damos cumplida respuesta. Además, si eres sincero contigo mismo, te darás cuenta de que te estás haciendo trampas a ti mismo.

-No tengo tiempo para el ejercicio. Empezamos rematadamente mal. Esa no es la actitud que debemos tener. No se trata de planificar un entrenamiento de dos horas diarias. 30 minutos corriendo o caminando serán suficientes. Incluso si te gusta madrugar, también puedes comenzar la jornada un poco antes, y activarte haciendo deporte.

-Vengo cansado de trabajar. Necesito descansar. Y no te faltará razón, pero debes saber que salir a correr es una excelente fórmula para quitarse el estrés de encima, desconectar y recargar pilas. Después de un poco de ejercicio, te sentirás renovado.

-Me aburro enseguida. Puede ser algo normal, si siempre realizas tu misma rutina de trabajo a la misma hora y por el mismo lugar. Lo ideal sería que varíes un poco esa rutina por rutas alternativas y, si es posible, en horarios diferentes. Incluso también es recomendable intercalar actividades: salir a correr, andar en bici, nadar… Existen múltiples opciones para llevar a cabo atractivos y variados entrenamientos.

-Me falta motivación. Estoy bajo de ánimos. Te subrayamos que correr libera endorfinas, las denominadas hormonas del optimismo, por lo que tendrás dos en uno: elevarás tu estado de ánimo y estarás en forma. Otra buena alternativa para mantener la motivación es correr con un amigo o en grupo. No te faltarán alicientes.

-Me duele todo el cuerpo. Correcto, pero es algo lógico y normal, especialmente, cuando empezamos con una actividad deportiva. Aquí, la constancia será tu arma secreta, y la que te permitirá aumentar progresivamente tus objetivos de entrenamiento. A medida que vayas sumando kilómetros, los dolores desaparecerán y te sentirás mejor.

-El tiempo no acompaña. La excusa del clima es una de las más recurrentes, y con la que más te engañas a ti mismo, porque, al fin y al cabo, el clima no depende de ti. En este sentido, poco que objetar, pero que sepas que hoy en día puedes encontrar la vestimenta apropiada para salir a correr y hacer frente al tiempo adverso, llueva, haga frío o viento.

En definitiva, puedes echar mano de cualquier de estas excusas, pero el único perjudicado serás tú. Queda claro que está en tu mano cambiar de actitud y poner un poco de voluntad de tu parte. ¡No te pongas excusas, y sal a correr! Tu propio organismo, te lo agradecerá.
Foto: Morguefile

About the author

La redacción de menecesitas.com está compuesta por periodistas, fisioterapeutas, licenciados en educación física, nutricionistas y sobre todo deportistas. Todos nosotros escribimos con la intención de ayudarte en la mejora de tu pasión, el deporte.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)