vitamina dEstamos acostumbrados a escuchar lo importante que es tomar vitamina C pero ¿sabíais a que la vitamina D es igual o más importante? El cambio de horario y la entrada en la estación de invierno trae consigo un descenso de las horas de luz: en los meses de octubre a diciembre se disfruta de la mitad de horas de sol respecto a verano. Con el descenso de horas de sol, la alimentación se convierte en la principal fuente de vitamina D, esencial para la salud de los huesos

El 40% de las españolas tiene un nivel deficitario

Más allá de los efectos que ello pueda generar en los hábitos cotidianos o en el ánimo, la menor exposición solar puede suponer una bajada en el nivel de vitamina D. Esta sustancia es necesaria, entre otras cosas, para los huesos, ya que ayuda al cuerpo a absorber el calcio en el intestino y se obtiene bien mediante la exposición solar o mediante la alimentación. Por ello, en otoño y en invierno es recomendable reforzar, más que nunca, la dieta con alimentos ricos en vitamina D: las principales fuentes  en la alimentación son los lácteos, especialmente aquellos enriquecidos con Vitamina D como los pescados grasos como el salmón, el arenque o las sardinas o los huevos.

Es aconsejable mantener durante todo el año una dieta rica en alimentos con vitamina D, especialmente en el colectivo de las mujeres mayores de 45 años, edad a partir de la cual es necesario ayudar a reforzar la densidad ósea.
 
Las mujeres españolas, suspenso en vitamina D

En contra de lo que se podría pensar por las condiciones meteorológicas de nuestro país, buena parte de nuestra sociedad presenta un nivel deficitario de vitamina D todo el año. Según datos públicos, el 40%2 de las mujeres españolas presenta un nivel bajo de vitamina D, una cifra que asciende hasta el 64%3 en el caso de las mujeres con menopausia, el colectivo al que más se recomienda reforzar el cuidado de sus huesos.

Estas cifras se pueden deber a diversos factores como la disminución de práctica de actividades físicas al aire libre y un mayor sedentarismo. Los expertos aconsejan por ello hábitos de vida saludable que se pueden incorporar fácilmente en la vida cotidiana: paseos al sol (evitando en los meses más calurosos las horas de mayor exposición solar, de 12 a 16) y una buena alimentación.

La vitamina D, junto con el calcio, son elementos esenciales en la ayuda del cuidado de los huesos. Pero no son los únicos: una vida activa con la práctica de actividad física moderada ayudan a los huesos y al bienestar general.

Existen en el mercado multitud de alimentos que incluyen vitamina D entre sus propiedades. Podéis consultar la web “el Método Densia“, donde se apuntan una serie de pautas y ejercicios para ayudar a  mantener una vida saludable y disfrutar de unos huesos fuertes.

Así que ya sabéis vitamina D y huesos fuertes y saludables para “toda una vida”

About the author

Es licenciado en ciencias de la información en la Universidad del País Vasco y está especializado en redes sociales e internet. Dirigió HoySport.com portal web de deportes de Vocento. Responsable de contenidos de vamosacorrer.com la red social de atletas populares. Cuenta con más de 10 años de experiencia en la red. Aficionado al cicloturismo, triatlón y al running. Gorka Cabañas

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)