Luxación de hombro

Luxación de hombro
por Natxo Corral 10/03/2009 Imprimir
-

Una de las lesiones más temidas, más graves y, por desgracia habituales: la "luxación de hombro",.

El hombro, se forma a partir de la conjunción de dos elementos anatómicos principales: el hueso húmero y la escápula, también conocida como omóplato o, vulgarmente denominada paletilla. También se articulan con la clavícula. Podemos reconocer tres partes diferenciadas:

1) Articulación escápulo - humeral.

2) Articulación acromio - clavicular.

3) Articulación esterno - clavicular

La cabeza del húmero se articula con una zona de la escápula (glena), que adopta una forma acomodada a la superficie redondeada del hueso en cuestión. Al resultar la cabeza del húmero más grande que la zona en la cuál se articula con la escápula, se precisa una estructura de apoyo para garantizar su estabilidad compuesta de un anillo fibrocartilaginoso, músculos y, ligamentos.

A.1) PARTICULARIDADES DEL HOMBRO

Su peculiar composición, le confiere una gran movilidad, permitiendo, por ende, la realización de movimientos en cualquier plano.

La zona denota una gran laxitud, tanto de la cápsula articular como de los ligamentos que la recubren.

La zona de la cápsula articular, reforzada con las estructuras ligamentosas, dejan entre sí una zona "frágil", posibilitando la salida de la cabeza humeral.

B) DEFINICIÓN DE LUXACIÓN DE HOMBRO

La lesión consiste en la salida de la cabeza del húmero de su ubicación habitual que es la cavidad glenoidea dentro de la cápsula articular (luxación escápulo - humeral). Cuando este desplazamiento es parcial, es decir, no se sale en su totalidad de la cápsula articular, hablamos de una subluxación.

C) COMO SE PRODUCE

Se puede producir por tres formas distintas:

1) Mecanismo directo

Es poco habitual, al producirse a consecuencia de un traumatismo directo sobre la cara posterior de la articulación, impulsando así la cabeza del húmero contra la cara anterior de la cápsula articular, produciendo desgarro y posteriormente, descoaptación de la articulación. Esta lesión suele aparece por causas como accidentes de tráfico o, en el ámbito deportivo, en las colisiones de jugadores de balonmano o rugby, contra otro jugador o contra el suelo.

2) Mecanismo indirecto

Es la causa más frecuente. La luxación se produce, estando el brazo en abducción y, sobre todo en rotación externa, cuando la cabeza humeral se encuentra en contacto íntimo con la cara inferior de la cápsula articular. Un ejemplo gráfico es una caída en la cual apoyamos la mano en el suelo, con el brazo separado y estirado.

3) Por desgaste

Ocurre rara vez, pero es posible que un movimiento repetitivo y frecuente, desencadene una luxación por debilitamiento de la zona, aunque se considera más un factor de riesgo que una causa.

La luxación anterior, es más frecuente que la posterior debido a que los refuerzos en la zona posterior son mayores.

D) POSIBLES COMPLICACIONES

Esta lesión suele venir acompañada de otros daños asociados que complican la misma y pasamos a enumerar:

1) Fractura de componentes óseos

Es relativamente frecuente la fractura o el desgarro en las zonas siguientes:

- Troquiter.

- Cuello del húmero.

- En la escápula.

2) Rotura del manguito de los rotadores, con riesgo del tendón del supraespinoso.

3) Lesiones nerviosas

Junto con la luxación se suele asociar la compresión del nervio circunflejo. Esta complicación aparece con mayor frecuencia si la reducción no es practicada de manera correcta, pudiendo provocar una perdida sensible de la funcionalidad del hombro al afectar principalmente al músculo deltoides, fundamental en la movilidad del hombro.

Para confirmar este diagnóstico se emplea la electromiografía.

4) Lesiones Vasculares

Es poco habitual. Se produce, como en el caso anterior, por compresión al desplazarse la cabeza del húmero. Al igual que en el caso anterior por medio de una compresión al desplazarse la cabeza del húmero.

Esta lesión presenta una sintomatología reconocible: El miembro se torna pálido, la zona se presenta fría al tacto y, al tomar el pulso radial en la muñeca no se logra percibir en absoluto.

5) Recidiva de la lesión

Cuando la cápsula resulta dañada, los tejidos regenerados a posteriori se vuelven más laxos, propiciando un riesgo de lesión superior al existente previo a la lesión.

El riesgo de recidiva o recaída, se reduce con el paso del tiempo al irse consolidando los tejidos regenerados.

E) SÍNTOMAS

La luxación de hombro suele presentar los siguientes síntomas:

1) Dolor de alta intensidad instantáneo al producirse la lesión. El carácter agudo de este dolor, impide todo movimiento de la articulación y, se ve atenuado únicamente al sujetar el brazo en una posición en la cual la zona del hombro no se vea sometida a cargas, esto es, que el peso de la extremidad no solicite esfuerzos de la articulación.

2) El aspecto del hombro varía, perdiendo su continuidad habitual, pasando a presentar una discontinuidad en la zona. Aparece un bulto por encima de la superficie de forma generalmente redondeada lo cuál se denomina vulgarmente "hombro en charretera". Si la luxación es posterior, los cambios son menos patentes e incluso puede pasar desapercibida a simple vista.

3) En caso de existir asociada una lesión nerviosa, aparecerán una serie de hormigueos, pérdida de fuerza e incluso una afección en la sensibilidad de la piel característicos de este tipo de daños.

F) DIAGNÓSTICO

1) Exploración física: Es el método más fácil y fiable.

2) Radiografía: Ayuda a confirmar el diagnóstico y descarta o corrobora lesiones óseas asociadas. Las luxaciones posteriores no se aprecian debidamente con esta prueba.

3) TAC / RMN: Es muy útil para valorar una luxación posterior y, en los casos en los cuales se sospecha de una lesión muscular, tendinosa o, nerviosa asociada.

G) TRATAMIENTO LUXACIÓN HOMBRO:

1) Desde el momento en que se produce la luxación

a) Aplicar hielo para anestesiar la zona y disminuir el dolor.

b) Colocar la articulación en una posición cómoda y antiálgica, es decir, sin dolor.

c) Colocar el hombro en su sitio, por un médico o personal sanitario con experiencia. Cuanto antes se vuelva a colocar mejor ya que, con el paso de tiempo, es frecuente la aparición de contracturas musculares que dificultan y hacen más dolorosa la reducción.

d) Radiografía posterior a la reducción, para asegurar la correcta colocación del hombro.

e) Inmovilización con cabestrillo durante 3 a 4 semanas.

f) Si la lesión se produce con frecuencia será necesaria la cirugía.

2) Fisioterapia

A pesar de la necesaria inmovilización de la zona, la articulación puede realizar ciertos movimientos con precaución especialmente en las rotaciones, permitiendo los siguientes tratamientos:

a) Masaje: Nos ayudará a relajar la zona para evitar posibles contracturas.

b) Potenciación muscular: Mediante ejercicios o por medio de la electroestimulación.

Se estima un tiempo de 40 - 45 días para la vuelta la actividad.

3) Prevención

Se considera especialmente importante después de padecer la primera luxación en la articulación.

El trabajo preventivo para evitar recaídas se divide en:

a) Recuperación de la movilidad completa.

b) Trabajo propioceptivo: Un adecuado trabajo de propiocepción ayudará a evitar situaciones en las cuales existe riesgo de luxación.

c) Refuerzo de las estructuras musculares: Ejercicios como flexiones con los brazos en posiciones distintas, trabajos para los rotadores con theraband, potenciación con ejercicios en posiciones de riesgo, son muy recomendables.

4) Cirugía

Existen diversas técnicas, para las diferentes luxaciones. El objetivo en todas es estabilizar la articulación: tensando la cápsula, variando la posición del reborde de la glena, etc... .

Es recomendable sobre en algunos casos de luxación anterior. En el caso de las luxaciones posteriores, al ser la probabilidad de recidiva muy inferior, no suele ser una práctica habitual.

Este apartado de tratamiento, especialmente el de cirugía, presenta un sinfín de variedades dependiendo del tipo de lesión y las circunstancias personales por lo cual, invito a la gente que ha padecido esta lesión y ha pasado por el quirófano, para comentar sus dudas y el tipo de cirugía aplicada en cada caso.

En el próximo artículo trataremos las lesiones tendinosas y musculares más frecuentes de la articulación del hombro.

Enlaces relacionados
X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias para mantener identificados a los usuarios registrados y poder personalizar los servicios y cookies de terceros analíticas para estadísticas de las páginas vistas pero siempre de una forma anónima. Política de cookies