Acupuntura, reflexología podal y shiatsu ¿Te la jugarías con las terapias alternativas?

Acupuntura, reflexología podal y shiatsu ¿Te la jugarías con las terapias alternativas?
por Natxo Corral 08/05/2009 Imprimir
-

Natxo Corral. En este artículo, se van a exponer los riesgos y virtudes de una serie de técnicas ajenas a la fisioterapia que se engloban dentro del término genérico de "terapias alternativas". En mi consulta resulta habitual que los pacientes soliciten información u opinión acerca de la efectividad de dichos tratamientos, incluso tras probarlas.

Mi consejo profesional, ante cualquier tipo de duda, es remitirse al consejo del colegio de fisioterapeutas "con la salud no se juega". El principal problema de estas técnicas, en algunos casos beneficiosas si se aplican de manera correcta, es la escasa regulación en la titulación de las personas que las practican, lo que deriva en una falta total de garantías sobre las consecuencias de someterse a las mismas. Muchos fisioterapeutas, empleamos estas técnicas para solucionar ciertas patologías, garantizando, de esta forma, al paciente estar en manos de un profesional con una titulación adecuada y, una instrucción específica en las citadas técnicas que, en cualquier caso empleará si lo considera adecuado, analizando las diferentes situaciones en base a su criterio bien fundamentado. Las técnicas más empleadas son: acupuntura, reflexología podal y, Shiatsu.

 

1. Fundamento de las técnicas alternativas

Este tipo de tratamientos tienen en común que el análisis de la lesión lo dividen en un componente físico y otro psicológico. Este procedimiento no es en absoluto innovador, todos somos conscientes de la incidencia del estado de ánimo sobre nuestro estado físico. La diferencia estriba en que estas técnicas, potencian este aspecto en el tratamiento respecto a los tratamientos convencionales, ello induce dudas en los pacientes dado la fuerte componente física que presenta el dolor en muchas lesiones.

2. ¿Cuándo se debe recurrir a estas técnicas?

Los tratamientos, como se ha mentado, no deben elegirse a la ligera y siempre deberían estar recomendados por un profesional cualificado que puede recurrir a ellos si los procedimientos convencionales no resultan efectivos (de ahí lo de "alternativos"). Existen ocasiones sin embargo, en las cuales se recurre de inicio a las citadas técnicas debido a situaciones muy concretas como: articulaciones inmovilizadas o muy doloridas que impiden trabajar directamente sobre las mismas.

3. Técnicas más habituales

3.1. Acupuntura

Popular técnica tradicional china basada en la inserción de agujas en determinados puntos del cuerpo con el fin de mejorar la patología del paciente. Los puntos de tratamiento se encuentran definidos y estandarizados por la OMS (Organización Mundial de la Salud). Si bien estos difieren un poco de los puntos originales marcados por la medicina oriental tradicional. Se manejan una serie de conceptos, que hacen referencia a la división del cuerpo y a su composición en órganos y vísceras. Definiendo una serie de órganos vitales, en concreto doce. El concepto fundamental es que mediante la inserción de finas agujas en los puntos establecidos se reequilibra el organismo ante la supuesta disensión producida por la lesión o enfermedad.

Desde un punto de vista objetivo, acreditados organismos como la OMS sólo considera efectiva esta técnica como medida analgésica o para combatir mareos y nauseas. Los estudios realizados, cierto es, muestran que las punciones ejercen una acción directa sobre el sistema nervioso, estimulando la producción de sustancias endógenas analgésicas, como son las endorfinas. Otros estudios abogan por la influencia de este tratamiento en la química cerebral, provocando una modificación en la segregación de neurotransmisores y hormonas.

Existen otro tipo de procedimientos análogos en cuanto a formas, aunque con distinto fin como es la "punción seca" en la cuál, se trabaja un punto doloroso con una aguja. Los fisioterapeutas disponemos de cursos para practicar de manera adecuada estas y otras variantes para así, poderlas combinar con otras técnicas. Las mayores controversias surgen a la hora de determinar el alcance o número de patologías capaces de tratar mediante esta técnica y, el número de sesiones necesarias para cada caso, si bien, en descargo de este método, se debe puntualizar que este dilema es compartido con la fisioterapia convencional.

3.2. Reflexología podal

Al igual que la anterior comparte la tesis de la procedencia mixta de la patología. Se basa en el trabajo de puntos específicos de la planta del pie, mediante masaje manual los cuales, guardan relación con diferentes partes y órganos del cuerpo.

Esta técnica, lejos de ser innovadora, proviene de arcanas técnicas practicadas por diversas civilizaciones, las cuales quedaron reflejadas en diferentes escritos estableciendo las bondades de trabajar la planta del pie con efectos terapéuticos.

El tratamiento se efectúa sobre ambos pies, comenzando habitualmente sobre el pie izquierdo siendo este lado, de acuerdo con la teoría, la que presenta mayor vínculo psicosomático, siendo el lado derecho acreedor de un mayor vínculo físico.

Los efectos que teóricamente produce son:

- Sensación de relajación y bienestar.

- Mejora la circulación sanguínea y linfática, a nivel local y general.

- Reduce el estrés, tensión y ansiedad.

- Estimula el sistema inmunológico.

Esta técnica, sin entrar en controversias acerca de su utilidad, es muy agradable para el paciente, permitiendo tratar puntos de dolor a distancia, difíciles, en muchas ocasiones, de tratar de manera directa por diversos motivos: una zona inmovilizada, dolores significativos o de tipo orgánico o vesicular. Esta técnica permite acceder por tanto a zonas impracticables si bien, su utilidad es muy cuestionada por muchos profesionales.

3.3. Shiatsu

Originaria de las ancestrales tradiciones de oriente, poco a poco se ha ido introduciendo en occidente como otra variante de tratamiento.

Se trata de una técnica de masaje combinada con presión en puntos reflejos (etimológicamente shiatsu significa "presión con los dedos"). El fundamento es similar a la acupuntura si bien, en este caso, se sustituyen las agujas por presiones dactilares.

Las bases teóricas de esta técnica, explica el bloque que se produce en diferentes puntos del cuerpo en respuesta a una situación de dolor, por ejemplo una lesión y, el trabajo que se debe realizar sobre tales zonas para desbloquear y devolver el equilibrio al cuerpo.

El tratamiento consiste en la sucesión de contactos, apoyos y presiones sobre los diferentes puntos establecidos, produciendo una sensación de dolor, leve en la mayoría de los casos, en el paciente, los puntos que presentan mayor sensación de dolor suelen guardar relación con los puntos donde existe un bloqueo.

4. Conclusiones

Casi todas estas técnica han evolucionado a formas empleadas actualmente en la fisioterapia convencional. Existen personas que han optado por mantener las técnicas originales y otras, aplican las adaptaciones actuales. En definitiva, lo importante es tener un abanico lo más amplio posible de tratamientos, aplicarlos de manera correcta y, sobre todo que el paciente mejore y se cure.

Aprovecho que recientemente tanto este blog como la página, han cumplido un año, para agradecer las muchas consultas que hemos recibido, y si bien en muchos casos la ayuda que he podido prestar es menor de la deseada por las limitaciones que tiene el dar un consejo desde la distancia, me enorgullece el haber podido aclarar y colaborar con vuestras consultas.

Enlaces relacionados