Lesiones frente al ordenador

por Redacción 05/10/2009 Imprimir
-

La importancia de la salud en el deporte

Cuando hablamos en esta sección de lesiones relacionadas con el deporte nos olvidamos muchas veces que muchas de estas lesiones vienen causadas por nuestra actividad laboral diaria. Se estima que algunos usuarios realizan a diario frente al ordenador, entre 12 mil y 33 mil movimientos de cabeza y ojos, además de 30 mil pulsaciones en el teclado. Actualmente, el 65% de la población laboral trabaja frente a la PC. Las malas posturas, un mobiliario de oficina inadecuado o mal instalado, son los responsables de que el 60% de quienes trabajan padezcan problemas debido al uso de la PC durante espacios prolongados del tiempo. Posturas sedentarias e incorrectas derivan entonces en fuertes dolores, tensiones y contracturas en la región inferior de la espalda, fatiga muscular, malestar en zonas como el cuello, los hombros, las piernas y las manos. Y si bien las lesiones comienzan a desarrollarse mucho antes de la aparición del primer dolor, la mayor parte de ellas se debe a efectos acumulativos: posturas incorrectas, hábitos de vida no saludables y un ritmo de vida estresante.

Permanecer muchas horas sentado frente la computadora en una posición incorrecta, sobre todo con la columna flexionada, supone una sobre-exigencia para los músculos para-vertebrales, que están a los costados de la columna. Un músculo exigido por encima de su capacidad de trabajo se agota y empieza a doler; este dolor genera un reflejo que produce más contractura muscular, cuando hay una zona lesionada el organismo la inmoviliza para que deje de doler, de esta manera se origina un círculo vicioso de mala postura-contractura muscular-dolor. Esto finalmente origina una situación de dolor sostenido que debe tratarse. Sentarse con un buen apoyo lumbar en el respaldo es fundamental para prevenir dolores de cabeza y molestias cervicales, entre otros malestares. Para evitar estas dolencias basta con adoptar una postura relajada, ni demasiado rígida ni muy distendida, en la que los hombros permanezcan en posición recta, la parte superior de la espalda y la zona lumbar apoyadas en el respaldo, y los pies en el suelo. Es importante, además, tener en cuenta la altura de la silla con relación a la altura del escritorio. También es aconsejable levantarse y caminar 5 minutos cada 45 minutos.

Problemas de salud derivados de malas posturas en el trabajo

Dolor de espalda 33%

Estrés 28%

Cuello y hombros 23%

Fatiga general 23%

Cefaleas 15%

Molestias/trastornos en extremidades superiores 13%

Molestias/trastornos en extremidades inferiores 12%

Fuente: Fundación Europea para la mejora de las condiciones de Vida y Trabajo

La fatiga muscular o articular afecta fundamentalmente la columna en las zonas cervical y lumbar.

Por eso, la elección de un mobiliario adecuado, la correcta ubicación de los elementos de trabajo y una buena postura pueden reducir al mínimo las molestias derivadas de las largas jornadas laborales. Las contracturas en la base del cuello se presentan cuando se trabaja consultando documentos que se encuentran por debajo de la superficie de trabajo. Para prevenirlas, se puede utilizar un atril o porta-documentos o levantar el monitor. El dolor o cansancio en los hombros se produce generalmente por la mala postura que ocasiona tensión muscular. Las lesiones en espalda y piernas, de diferente intensidad, están ocasionadas por tensión muscular (para evitarlas se debe trabajar en posición cómoda, con el cuerpo relajado y sin tensionar los músculos o tendones); un asiento inapropiado (éste debe tener los bordes redondeados para evitar problemas circulatorios en los muslos, no se deben utilizar sillas sin respaldo); o una postura incorrecta (la espalda debe estar apoyada en el respaldo de la silla, los pies tocando el suelo y los brazos y muñecas en línea recta).

Las lesiones de estrés repetitivo se localizan con mayor frecuencia en las manos. El Túnel Carpiano ubicado en la muñeca; está conformado por 8 huesos pequeños, por él pasa un paquete de ligamentos, tendones y nervios que mueven la mano. Pasa también, el nervio mediano que comunica el cerebro con el cuello, brazo, muñeca y mano. Cuando el nervio es presionado por inflamación de los tendones, y la persona comienza a sentir entumecimiento, dolor en el brazo y la mano, se produce el denominado síndrome del túnel carpiano. La presión se genera por movimientos repetitivos (clic del ratón) o por trabajar por períodos prolongados con la muñeca en posición incómoda (teclado poco o muy levantado). Una lesión similar le ocurre al nervio cubital al pasar por el codo (entre el húmero y el cúbito). Muchas veces, a pesar de los cuidados posturales, los dolores pueden aparecer igualmente.

Si tomando todas las precauciones posibles, los dolores se hicieran presentes, existe actualmente un recurso terapéutico sumamente efectivo para tratar estas dolencias: la ozonoterapia. Esta novedosa terapéutica que tiene sus orígenes en Alemania a fines de la Primera Guerra Mundial, ayuda a solucionar estas afecciones, sin cirugía, en forma mínimamente invasiva (pequeñas inyecciones de gas ozono en la zona a tratar), y sin la utilización de corticoides. Carece de efectos tóxicos colaterales y permite tiempos de recuperación más cortos y mejor calidad en el resultado final.

Enlaces relacionados