¿Bebidas isotónicas o agua?

¿Bebidas isotónicas o agua?
por Redacción 23/10/2009 Imprimir
-

Hemos repetido hasta la saciedad que tan importante es el entrenamiento como una buena alimentación. Y, del mismo modo que la comida es esencial para alimentar nuestros músculos, también lo es la bebida para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo el día de la carrera. ¿Pero es mejor beber agua o bebidas isotónicas?

A continuación te ofrecemos ocho consejos para que no se te escape ni una gota de agua en carrera:

1.- Bebe agua todos los días. Cuando hablamos de deshidratación, una gota de prevención puede convertirse en un mar de curas. Bebe agua u otro tipo de bebidas bajas en caorías a lo largo de todo el día, siempre en cantidades pequeñas. Para que esto no se te pase por alto incluye entre tus enseres una botella de agua, o si no deténte a beber siempre que te encuentres con una fuente o vayas al servicio. Una correcta hidratación es saludable para ti en general y para tu rendimiento deportivo en particular. Te ayudará a mantenerte alerta y evitarás así la modorra del mediodía.

2.- Bebe antes de correr y durante la carrera. Una hora o dos antes de correr bebe un vaso ó dos de agua o bebida isotónica. Durante la carrera bebe pequeños tragos cada 15 ó 20 minutos. Si vas a correr menos de una hora te bastará con que te hidrates con agua, porque tus reservas de carbohidratos serán suficientes para aguantar una hora.

3.- Cuando corras largas distancias toma una bebida deportiva o isotónica. Diversos estudios han demostrado que si el ejercicio dura más de una hora un corredor rinde más cuando bebe una bebida deportiva que agua. Esto ocurre porque las bebidas isotónicas contienen un 7% de carbohidratos, que te proporcionan gasolina. Elige un sabor que te guste para beber más.

4.- No esperes a tener sed para beber: podría ser demasiado tarde. El lema "escucha a tu cuerpo" pierde valor cuando hablamos de hidratación. Habitualmente no sentimos la sed en los primeros kilómetros de una carrera larga, cuando es justo el momento de beber. Si no, la deshidratación puede desencadenar múltiples reacciones negativas. Como el sudor se hace de fluidos sanguíneos, tu sangre se espesa porque sudas, pierdes agua, y entonces tu corazón trabaja más para bombear la sangre. Tu temperatura corporal sube, mientras que la deshidratación compromete la capacidad de tu cuerpo para absorber hidratos de carbono y electrolitos de tu cuerpo.

5.- No bebas mucho. Si te pesa el estómago es que está lleno y no necesitas beber durante un rato.

6.- Después de correr, bebe entre 16 y 24 traguitos cortos de bebida isotónica por cada medio kilo que hayas perdido. Esto significa que ingerirás más de lo que has perdido, aunque una buena parte se irá después con la orina. Intenta beber algo que contenga sodio, que te ayudará a retener lo que bebes.

7.- Cuidado con la hiponatremia, que consiste en beber mucho agua e ingerir muy poca sal. La "intoxicación por agua" o hiponatremia suele suceder sólo en carreras largas y en días de mucho calor, cuando el corredor pierde un montón de sodio a través del sudor y consume mucha agua. Esto genera un desequilibrio de electrolitos que puede producir ataques, coma e incluso la muerte. Los síntomas de la hiponatremia son la confusión, desorientación, debilidad muscular o los vómitos. Las mujeres y los corredores principiantes tienen más riesgo de sufrirla, aunque, a decir verdad, la posibilidad de sufrir hiponatremia es pequeña. Para evitarla bebe bebidas isotónicas y no reduzcas el consumo de sal los días anteriores a la carrera.

8.- Cuanto más en forma estés tu cuerpo reaccionará mejor a la deshidratación. Sin ir más lejos, en el Maratón de Los Ángeles 84 Alberto Salazar perdió un 8,1% de su cuerpo en sudor, y aún así corrió en 2 horas y 14 minutos. De todas maneras, este es un caso muy particular, así que si tu cuerpo da señales de deshidratarse para y bebe.

Enlaces relacionados