¿Duermes mal? Más sexo, menos deporte

por Redacción 28/01/2010 Imprimir
-

La ciudad de Kassel ha sido testigo de la Conferencia Anual de la Asociación para la Investigación y Medicina del Sueño de Alemania , donde se reunieron 1500 investigadores para discutir los factores que son determinan un sueño sano y reparador. Una de las conclusiones fue: El sexo ayuda, el deporte no. Hoy se sabe que la falta de sueño puede tener un vínculo con algunas enfermedades.

Muchos males cardiacos se relacionan al insomnio o a los trastornos del sueño, sobre todo cuando se presentan en un período considerable de tiempo. También se ha relacionado al insomnio con enfermedades como la demencia y la enfermedad de Parkinson, el 69% de los pacientes diagnosticados con este último, en alguna etapa de su vida presentaron un alguna clase de vigilia involuntaria.

Los trastornos del sueño empiezan desde la niñez. Alfred Wiater, director del Hospital Infantil de Porz en Colonia, señaló que "aproximadamente el 40% de los menores los presenta y les genera cansancio durante todo el día." Para él "una hora de televisión o de computadora basta para generar falta de sueño." Wiater cree que los programas agresivos también tiene relación con el insomnio, ya que algunas de las razones por las cuales no duerman son el miedo, la depresión y la hiperactividad. "Cuatro los hombres, cinco las mujeres y seis los tontos" diría Napoleón Bonaparte sobre las horas que necesita dormir el ser humano.

Sin embrago, no hay una receta verdadera, cada hombre tiene diferente necesidades. Algunos necesitan más, otros menos. Los alemanes duermen en promedio 7.1 horas al día. Lo que sí es cierto, es que se necesita un conjunto de factores para lograr un buen sueño. La alimentación, el movimiento, aire fresco y un ambiente tranquilo permiten un mejor descanso.

El deporte antes de dormir hace que las hormonas se alteren. El presidente de la Asociación para la Investigación y Medicina del Sueño, Geert Meyer, dijo que "el deporte y otras tipo de actividades agitan las hormonas que mantienen despierto al cuerpo." Sin embargo, para Meyer hay una excepción: "El sexo. Asumimos sus efectos positivos, porque el cuerpo se agita pero después se relaja."

Fuente: Agencia Alemana de Prensa

Enlaces relacionados
X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias para mantener identificados a los usuarios registrados y poder personalizar los servicios y cookies de terceros analíticas para estadísticas de las páginas vistas pero siempre de una forma anónima. Política de cookies