Cenar fruta no adelgaza

por Redacción 29/01/2010 Imprimir
-

Cuando hace algún tiempo escribíamos un post sobre otro mito: El pan no engorda, nos dimos cuenta que son muchas las personas que se autoimponen dietas y otras que deciden comer lo que les apetece durante todo el día y cenar fruta por la noche. Sólo con este hecho se puede llegar a pensar que es posible adelgazar. Pero vamos a intentar explicarlo y para ello tenemos que tener en cuenta múltiples factores.

Cenando sólo fruta no se consigue eliminar los depósitos de grasa. Eso sólo se logra haciendo ejercicio y, en todo caso, llevando a largo plazo una buena alimentación, que incluya un amplio desayuno, una comida equilibrada y una cena ligera. Lo mejor es consumir verdura, pescado o cualquier plato ligero dos horas antes de irse a la cama.

Si se analizan las frutas, se puede comprobar que tienen una composición nutritiva muy específica. Son abundantes en agua y fibra, ricas en vitaminas (A, C, ácido fólico) y de minerales como el potasio y el magnesio. Sin embargo, no dejan de ser un "postre", lo que significa que si se apuesta por ellas en la cena, se deja de tomar otros grupos de alimentos que el cuerpo necesita, por ejemplo, para crear tejido muscular, algo que no consiguen las frutas.

Si sólo se consume frutas, faltarán otros nutrientes esenciales, por ejemplo, las grasas y las proteínas. Por otro lado, las frutas contienen de manera natural azúcar en su composición, por lo que su consumo en exceso (más de 3 ó 4 porciones por día) puede ocasionar un desequilibrio en la dieta que lejos de favorecer, alterará el organismo. Es decir, la fruta engorda como cualquier cosa que tenga calorías, del mismo modo que no es malo comer fruta por la noche.

Ligereza

Las frutas son imprescindibles y han de consumirse por lo menos 5 piezas diarias, eso ya lo hemos oído cientos de veces, pero benefician aún más a aquellas personas que retienen demasiados líquidos porque ayudan a orinar mucho más, por lo que eliminas más sustancias de desecho pero no grasa. Por lo demás, consumir frutas de forma regular ayuda, además de a depurar el organismo, a tener la cabeza más despejada y el cuerpo, en particular las piernas, más ligeras y menos pesadas. Es decir, mejora la circulación sanguínea y fortalece las arterias y venas.

Enlaces relacionados