Cómo tienes que respirar cuando corres

por Redacción 28/05/2010 Imprimir
-
Dres. Kepa Lizarraga y Javier Serra. Disponer de aire en cantidad suficiente es vital para el ser humano. Más concretamente, lo imprescindible es ese 21% de oxígeno que respiramos mezclado con otros gases cuando, a nivel del mar, nuestra caja torácica se abre, cual si de un fuelle se tratara, aspirando a su interior una pequeña parte de la atmósfera que nos

rodea.

Y es que, en el fondo, las múltiples reacciones químicas que dan lugar a la vida de nuestro organismo, ya desde su inicio o de forma aplazada (metabolismo anaerobio), necesitan de la presencia del oxígeno para seguir normalmente su curso.

corriendo

El árbol respiratorio

Para captar ese gas vital, el ser humano dispone de dos posibles entradas de aire: la boca y las fosas nasales. Ambas comunican con una amplia red de conductos que, desde la tráquea hasta los alvéolos, se ramifican algo más de 20 veces, pasando su diámetro desde unos 2 cm. de diámetro hasta apenas 3 décimas de milímetro.

Al final de este complejo árbol se abren los ya citados alvéolos, con forma de mora y cuya superficie interior, si los desplegáramos, sería tan grande como algunos pisos: unos 100 m2. A través de ella se produce el intercambio de gases entre el interior del organismo y la atmósfera, tomando de ésta el oxígeno y cediéndole el anhídrido carbónico producido como residuo de la respiración de

nuestras células.

A nivel pulmonar hay varios tipos de respiración, pero simplificaremos citando tan solo la torácica y la abdominal.

En el primer caso, la entrada de aire a los pulmones se produce debido a que los músculos respiratorios del tórax y cuello elevan las costillas y amplían visiblemente el tórax, lo que hace que baje la presión interna y se aspire el aire exterior, que llenará sobre todo las partes altas de ambos pulmones.

En la respiración abdominal es el diafragma, amplio músculo que cierra la cavidad torácica por abajo separándola del abdomen, el que al descender, produce ese mismo efecto de aspiración, pero en este caso, el aire ventilará mejor las bases pulmonares y, desde fuera, parecerá que hinchamos "la tripa" en lugar de "sacar pecho".

¿Cómo conviene respirar durante el ejercicio físico?

En primer lugar diremos que, siempre que la intensidad nos lo permita, deberemos respirar por las fosas nasales. De esta forma, el aire llegará a los pulmones más limpio, más húmedo y más cálido, ya que al circular por entre sus recovecos y pelos nasales se filtrará, dejando aquí buena parte de los contaminantes, se humedecerá durante el paso junto a las mucosas y se templará por efecto de la gran cantidad de vasos sanguíneos presentes. Estos fenómenos no serán tan eficaces si respiramos por la boca, padeciendo más enfermedades respiratorias quienes tienen problemas para respirar adecuadamente por la nariz.

En segundo lugar, y ya a nivel pulmonar, recomendaremos la respiración abdominal o diafragmática ya que la sangre que debe intercambiar gases con el aire, por efecto de la gravedad, tiende a regar en mayor medida las bases pulmonares que las zonas más altas y es precisamente esa forma de respiración la que mejor ventila dichas partes bajas, facilitando una mejor oxigenación de los

glóbulos rojos y contribuyendo a mejorar nuestra salud.

Vía: Vamos a correr

Enlaces relacionados
  1. Auriculares para correr: cascos que no se caen

    Auriculares para correr: cascos que no se caen

    Si está enchufado a la música mientras te ejercitas, este pequeño catálogo de auriculares deportivos puede convertirse en una de las mejores opciones que estás buscando. Lo más importante es que no se caen
  2. Motivación para bajar de peso: Te vamos a convencer

    Motivación para bajar de peso: Te vamos a convencer

    Cómo puedes vencer esa sensación de ganas de abandonar o aflojar el ritmo que te invade mediada una sesión de entrenamiento o en el transcurso de la competición.
X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias para mantener identificados a los usuarios registrados y poder personalizar los servicios y cookies de terceros analíticas para estadísticas de las páginas vistas pero siempre de una forma anónima. Política de cookies