¿Cómo se evitan los calambres?

por Redacción 13/07/2010 Imprimir
-

J. ECHEVARRÍA. El verano, a pesar de ser una época maravillosa que nos permite ir a la playa, disfrutar de las terracitas de los bares, bañarnos en piscinas de lo más agradables e incluso ponernos morenitos mientras lo damos todo en carrera... también tiene sus cosas negativas. Sí, sí no odien al que escribe estas líneas, que a él también le encanta la época estival. No obstante, hemos de reconocer que todo lo bueno tiene algo malo y todo lo malo... más de lo mismo.

De aquí en adelante intentaremos mostrar reportajes interesantes que nos ayuden a no estar expuestos a los peligros del verano.

lesion

Para comenzar hablaremos de los calambres musculares, acontecidos en muchos casos por la falta de hidratación y, por tanto, más frecuentes en esta época del año. Pero y ¿qué tiene que ver la falta de hidratación con los calambres que afectan a nuestra musculatura?

Pues muy sencillo: la deshidratación provoca que haya un desequilibrio de electrolitos (¿cómo?) y eso hace que sintamos fuertes calambres en distintas zonas del cuerpo como pueden ser las piernas, el abdomen... Lo cierto es que el calambre muscular es una contracción involuntaria dolorosa que se produce cuando algo no marcha en nuestro cuerpo, por lo que es mejor intentar evitarla a toda costa.

La solución, muy simple: consumir bebidas con electrolitos (si lo traducimos al castellano diremos que son muy recomendables las bebidas energéticas), que contienen sales de sodio y potasio. Estas restablecen el agua del cuerpo y los niveles de electrólitos después de la deshidratación causada en la mayoría de los casos por el ejercicio. Asimismo, ingerir comidas ricas en potasio y calcio nos ayudará a mantener el nivel de los nutrientes en niveles óptimos y, también, a zafarnos de los calambres.

Pero eso no es todo. Además de tomar líquidos antes, durante y después del ejercicio, también deberemos estirar antes de hacer ejercicio. Es por todos sabido que estirar ayuda a relajar los músculos y por consiguiente a prevenir estos dolorosos calambres, que también pueden torturarnos si trabajamos de una manera brusca. No paséis jamás de cero a cien. Hay que hacerlo paulatinamente.

Otros métodos para evitarlos o curarlos:

-Tomar medidas para que los dedos de los pies no miren hacia abajo mientras dormimos.

-Andar durante varios minutos en una bici estática antes de ir a la cama.

-Dejar que el músculo se relaje cuando hayamos sufrido alguno.

-Dar pequeños masajes a la zona en cuestión.

Foto: EL CORREO

Enlaces relacionados
X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias para mantener identificados a los usuarios registrados y poder personalizar los servicios y cookies de terceros analíticas para estadísticas de las páginas vistas pero siempre de una forma anónima. Política de cookies