Como curar las ampollas de los pies

por Redacción 07/09/2010 Imprimir
-

Jan Echevarria. En estos primeros días de septiembre seguro que sois muchos los corredores que os habéis animado a trotar para coger la forma. Muchos lo habréis hecho con la intención de recuperar el físico que ya teníais antes de las vacaciones; otros tantos, en cambio, estaréis ansiosos por conseguir un fondo y una silueta jamás lucida. Seguid así, el que la sigue la consigue.

Desde menecesitas.com queremos que nada os impida seguir con vuestros planes de entreno. Así, hoy vamos a explicaros cómo evitar esas incómodas ampollas que pueden dejarte unos días muy preciados sin correr.

Lo primero que debemos hacer es usar unas zapatillas adecuadas. Si habéis hecho compras últimamente tened cuidado. Unas deportivas nuevas pueden producirnos incómodas irritaciones, por lo que es mejor calzárnoslas un día relajados y darnos unos paseos con ellas para que se hagan al pie. Así, nos evitaremos más de un disgusto.

También existen otros trucos como bañar nuestros pies con vinagre y sal, y evitar correr con calcetines muy finos. Asimismo, echar vaselina a las zonas más propensas puede ayudarnos a evitar sentirnos tan incómodos por las ampollas.

No obstante, si os ha resultado imposible evitar que esas incomodas ampollas invadan vuestros pies, he aquí algunos consejos vitales para atajarlos:

1. Rompe un huevo y aprovecha la telilla que está por dentro, pegada a la cáscara. Póntela en la zona de la ampolla (tapada con una tirita por ejemplo) durante la noche y verás como la cosa mejora. Hazlo hasta que estés curado.

2. Pínchalas en cuanto salgan, así evitarás que se infecten. Eso sí, hazlo siempre con una aguja en condiciones; es decir, que esté esterilizada y luego échate mercromina o betadine para que no se infecte.

3. Si el remedio del huevo no te convence, hierve unas zanahorias y póntelas sobre la zona afectada. Notarás la mejoría.

Enlaces relacionados