Comemos poco, pero nos encantan los refrescos, la bollería y la carne

por Redacción 03/03/2011 Imprimir
-

El sobrepeso y la obesidad en España, que afectan al 56 por ciento de los adultos y al 27 por ciento de los niños y adolescentes, no son consecuencia de que en este país se coma demasiado, sino de que se come de forma desequilibrada --abusando de carnes rojas, refrescos y bollería -- y de que el 46% de los españoles lleva vida sedentaria.

Esta es la conclusión de la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española (ENIDE) 2011, realizada sobre 3.000 personas y presentada en Madrid por el presidente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), Roberto Sabrido, para quien los españoles están "dando la espalda a la Dieta Mediterránea".

Según expuso Sabrido, la ingesta energética media diaria de un español es de 2.482 kilocalorías, una cantidad "no excesiva", según dice, ya que el nivel recomendado está entre las 2.550 y las 2.6000 calorías, en función de la actividad física de cada individuo.

El problema está en que el 40 por ciento de esta ingesta proviene del consumo de grasas y el 16 por ciento de las proteínas. Así, un español consume cerca de 164 gramos diarios de carne --incluyendo los embutidos--, que aportan estos dos nutrientes, cuando lo aconsejable es realizar un consumo ocasional.

El consumo medio de aceites y grasas asciende a 35 gramos diarios. Las grasas de origen animal son consumidas por un 35,5 por ciento de la población, siendo la mantequilla la más apreciada. El aceite más consumido es el de oliva, elegido por el 85 por ciento de población.

POCA FRUTA, VERDURA, PASTA Y CEREALES

Sin embargo, sólo comemos un 41 por ciento de hidratos de carbono --contenidos en la pasta y en los cereales--, algo más de 3 raciones por persona, cuando se recomiendan entre cuatro y seis. Según Sabrido, reducir los hidratos de carbono en favor de las grasas hace que sea más difícil perder peso y por tanto, fomenta la obesidad.

Además, se toman menos de tres piezas de fruta al día, cantidad mínima recomendada, y sólo el 37 por ciento de la población lo hace a diario. Asimismo, sólo el 43 por ciento come verdura todos los días, tomando una ración y media diaria cuando lo aconsejado son dos.

Otro factor que contribuye a fomentar los problemas de peso en España es que entre el 28 y el 30 por ciento de la población consume bollería a diario --incluidos churros y cierto tipo de galletas--, a pesar de que se recomienda comerlos sólo una vez a la semana.

En términos generales, los hombres entre 18 y 24 años son los que más bollería consumen (unos 51 gramos), pero su consumo diario es más frecuente entre las mujeres de esas edades, pues ellas consumen unos 45 gramos al día frente a los 41 de los hombres de su misma edad. ALCOHOL, EL CUARTO PRODUCTO MAS CONSUMIDO

Las bebidas alcohólicas ocupan el cuarto lugar de la listas de alimentos y bebidas más consumidos por los españoles, sólo superadas por la leche (210 gramos diarios), las frutas (208 gramos) y los vegetales (189 gramos).

En concreto, los españoles bebemos una media de 147 mililitros de alcohol diario, lo que equivaldría, según explica Sabrido, "a media caña por persona al día", una media que no preocupa a la AESAN, pero que está por encima de la de países como Estados Unidos o Francia.

En el quinto lugar de la lista de productos más consumidos están los refrescos, de los que se toman 123 mililitros diarios. Le sigue el pan (101 gramos), café e infusiones (84 gramos), las patatas y los zumos (69 gramos, respectivamente). De bollería se consumen unos 33 gramos diarios de media, de carne roja unos 31 gramos y de quesos 25.

Los españoles aprobamos en la ingesta de pescado, de lo que comemos 3,8 raciones semanales, cuando lo recomendado está entre 3 y 4. También vamos bien en la ingesta de legumbres, con 1,8 raciones per cápita a la semana. No obstante, apunta Sabrido, todavía "el 5 por ciento de la población no toma legumbres". LOS JOVENES, LOS QUE COMEN PEOR

La mala elección de alimentos y la vida sedentaria hace que cerca de un 20 por ciento de la población haya realizado algún tipo de dieta recientemente, porcentaje que se eleva hasta el 22 por ciento en las mujeres y a un casi 18 por ciento en los hombres.

A esto podría contribuir la frecuencia con la que los españoles comen fuera de casa, pues el 47 por ciento lo hizo entre 2 y 8 días al mes en el último año y el 20 por ciento entre 9 y 22 días al mes.

Los que peor comen son los jóvenes entre 18 y 24 años de edad, con un consumo menor que el de los mayores de fruta (140 gramos diarios frente a los 255 que consumen las personas de 45 a 64 años); menos verdura (244 frente a los 302 de los más mayores) y menos pescado también (72 frente a los 100 de los mayores). Sin embargo, consumen más carne (176 frente a 156) y más lácteos (315 frente a 297).

Sabrido reconoce que uno de los datos que preocupa a la AESAN es que los jóvenes sean los españoles que peor se alimentan, ya que esta circunstancia acompañada por el sedentarismo puede ser el germen de la obesidad en el adulto. "Tenemos que incidir --dice-- en concienciar de este riesgo a los jóvenes entre 18 y 24 años".bolleria

Enlaces relacionados
X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias para mantener identificados a los usuarios registrados y poder personalizar los servicios y cookies de terceros analíticas para estadísticas de las páginas vistas pero siempre de una forma anónima. Política de cookies