Los peligros de las dietas milagro en vacaciones

Los peligros de las dietas milagro en vacaciones
por Redacción 21/06/2011 Imprimir
-

Dietas populares, fáciles, que hacen perder peso -5 o 6 kilos por semana-, milagrosas, con argumentos simples y poco científicos, como la dieta dukan, desequilibradas, la mayoría con un toque exótico o bajo la falacia de que las recomiendan famosos.

Unas tienen nombre, "dieta de la alcachofa", de Rocío Jurado (hija), famosa por utilizar en exclusiva un alimento rico en fibra depurativo con la idea de perder peso; la de Demi Moore, que adapta su alimentación al grupo sanguíneo y hasta utiliza sanguijuelas; la de Roger Moore, que dice no al foie porque puede causar diabetes y Alzheimer; la de Atkins, promocionada por Jennifer Aniston, te llena de proteínas y elimina los hidratos de carbono, que acabó con el propio Dr. Atkins; la de Beyonce, sólo con sirope de arce, agua y cayena; la de Montignac, que se ha hecho rico vendiendo libros, muy al estilo francés, que permite el vino, champán, ostras y foie-gras, pero suprime los glúcidos, muy desequilibrada; la de la clínica Mayo, que permite consumir 4-6 huevos al día?; las disociadas, que evitan mezclar proteínas y glúcidos para que el organismo consuma grasas; la dieta "light", que invita a llenar la cesta de estos productos que por sí mismos no adelgazan; la sopa comegrasas, con un cubito de caldo para perder 8 kilos a la semana; la de Liz Hurley, que sustituye el vino por vodka; hay una muy curiosa, la cronodieta, por la mañana un bocadillo de jamón no deja rastro, pero por la noche almacena las calorías en forma de "michelines"; y así hasta mil. Un horror. Otras utilizan lo que llaman complementos dietéticos y sustancias supuestamente adelgazantes, como la carnitina, lecitina de soja, avena, jojoba, vinagre de sidra, levadura de cerveza, algas, picolinato de cromo, jalea real, ginseng, edulcorantes, y olvidan deliberadamente que el "quitahambres" más sencillo y barato es un vaso de agua.

Para adelgazar hay que consumir menos calorías y llevar un seguimiento por un profesional de la nutrición. Y hacer un poco de ejercicio físico, andar, caminar.

Enlaces relacionados
X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias para mantener identificados a los usuarios registrados y poder personalizar los servicios y cookies de terceros analíticas para estadísticas de las páginas vistas pero siempre de una forma anónima. Política de cookies