Un estudio pone en duda que el hielo sea bueno para quitar las agujetas

por Redacción 16/02/2012 Imprimir
-

LANDER RENTERIA | BILBAO. Las agujetas son una de las dolencias que más temen los 'runners' de todo el mundo. El dolor muscular de aparición tardía (DMAT) es un dolor localizado que suele aparecer después de una sesión de ejercicio intenso tras un período carente de ejercicio, y supone una disminución de la movilidad y la flexibilidad durante un espacio de tiempo de entre uno y cinco días.

Estos pequeños desgarramientos llamados agujetas son verdaderamente molestos y se han probado muchos métodos para contrarrestar sus síntomas, entre ellos, las sesiones de masaje muscular y la administración de antioxidantes como las vitaminas C y E. Además, últimamente se han popularizado -incluso entre los deportistas de élite- los baños de agua fría como remedio ideal para aliviar el dolor y tonificar los músculos tras el ejercicio. No obstante, la Biblioteca Cochrane ha publicado una investigación en la que pone en duda la eficacia de este método y alerta sobre sus posibles efectos secundarios.

Efecto placebo

Los investigadores, provenientes de Estados Unidos, Reino Unido y Nueva Zelanda, han analizado 17 estudios que "probaban la efectividad" de la crioterapia -inmersión en agua fría o hielo- y han hallado que los resultados positivos obtenidos pueden deberse en su mayor parte a "un efecto placebo" puesto que los participantes en los ensayos "conocían el tratamiento recibido y los posibles beneficios". Por ello, los científicos de la Biblioteca Cochrane se muestran "cautos" con las conclusiones favorables derivadas de los citados estudios y no descartan que otros procedimientos como los estiramientos, los vendajes de colores, los masajes o los baños de contraste en agua templada (por encima de 15º C) tengan efectos análogos e incluso más positivos que los tratamientos con crioterapia. Finalmente, hacen hincapié en la desinformación y la falta de analisis respecto a los efectos secundarios de los baños con agua fría y advierten que estos pueden entrañar riesgos para la población general, especialmente para personas con enfermedades reumatológicas, insuficiencia arterial o problemas cardíacos.

Vía: vamos a correr

Enlaces relacionados