Fruta, ¿comerla con o sin piel?

Fruta, ¿comerla con o sin piel?
-

Como diría aquel, esa es la cuestión. Siempre se ha dicho que la fruta con piel es mucha más sana. La razón es muy simple, y es que de esta forma se ingiere una mayor cantidad de nutrientes. También es cierto que al pelarlas evitamos los pesticidas que se acumulan sobre su piel. Aunque éste es un aspecto que puede resolverse con un meticuloso lavado para que no pierdan muchas de sus beneficiosas propiedades.

La fruta es un alimento fundamental que debe estar presente en nuestra mesa, día sí y día también. Contiene azúcares, minerales, fibra y vitaminas. Y todos estos nutrientes suelen estar aglutinados en la piel y en la pulpa. Además, estas dos partes de la fruta concentran la mayor cantidad de fibra.

Gran aporte de fibra

Y la fibra es una sustancia esencial en nuestra dieta diaria, dado que aporta múltiples beneficio a nuestro organismo. Nos ayuda a mejorar la flora intestinal, regula los niveles de colesterol y la glucosa en sangre y aumenta la sensación de saciedad. También es idónea para combatir el estreñimiento, e incluso puede llegar a prevenir problemas más serios como el cáncer de colon.

En este sentido, si optamos a comer la fruta pelada, estaremos reduciendo la cantidad de fibra de una forma considerable. Los ejemplos más claros los encontramos en las peras y en las manzanas, que sin la piel pierden un gran porcentaje de fibra.

En el caso de los zumos, éstos resultarán más nutritivos si los bebemos con pulpa. Respecto a los cítricos lo más conveniente es aprovechar la mayor cantidad de piel blanca, que también contiene mucha fibra.

Fuente de vitamina C

Si la fibra es algo indispensable, no menos importante es el aporte de vitamina C que traen consigo las frutas. El hecho de pelarlas también implica una gran pérdida de vitaminas, por lo que, en la medida de lo posible, es recomendable consumir las piezas de fruta en su estado original, especialmente aquellas de piel de blanda. Éstas últimas no tienen porque pelarse, y basta con lavarlas para eliminar las impurezas, los gérmenes y los pesticidas.

Conviene recalcar este último dato porque se puede llegar a perder hasta una tercera parte de la vitamina C en piezas como la pera o la manzana.

Con todo lo expuesto, aunque siempre es cuestión de gustos, parece claro que la fruta, mejor comerla con piel para aprovechar todos sus nutrientes, y así beneficiar a nuestro propio organismo con una dieta más saludable y natural.

X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias para mantener identificados a los usuarios registrados y poder personalizar los servicios y cookies de terceros analíticas para estadísticas de las páginas vistas pero siempre de una forma anónima. Política de cookies