Deporte y embarazo ¿se pueden compatibilizar?

Deporte y embarazo ¿se pueden compatibilizar?
-

La respuesta es sí. Hacer ejercicio y el embarazo son compatibles, por lo que una mujer deportista no tiene por qué renunciar a su entrenamiento cuando se encuentre en período de gestación. Es más, el deporte es algo necesario y beneficioso para las embarazadas, porque entre otras aspectos positivos, mejora la circulación sanguínea.

Aunque hay que tener en cuenta que cada embarazo es un mundo, y cada mujer tiene sus propias características particulares, la primera recomendación se centra en acudir al médico para recibir el pertinente asesoramiento profesional.

Con el visto bueno de tu médico, y cumpliendo todas sus indicaciones, te puedes poner en marcha, y seguir entrenando, pero siempre con la prudencia como compañera de viaje, y atendiendo a una serie de reglas básicas:

  • Regularidad. Debes ser capaz de planificar tu agenda, y dejar al menos una hora libre diaria para tu sesión de ejercicios. También programar tus jornadas de recuperación. Mínimo una jornada semanal de descanso. Dos jornadas de descanso, recomendable.
  • Escucha a tu propio cuerpo. Como bien sabes, el embarazo es una etapa de permanentes alteraciones fisiológicas, por lo que habrá días que te sentirás con más energías y vitalidad que otros. Es por esta razón que debes saber interpretar las señales que te envía tu propio organismo, y parar cuando sea necesario. Debes evitar posibles riesgos.
  • Ritmo cardiaco, bajo control. Es la fórmula para conocer la intensidad con la que te ejercitas. El consejo general se centra en no superar las 130 pulsaciones por minuto. No debes sobrecargar tu sistema cardiovascular.
  • Hidratación permanente. Es un aspecto fundamental. A tu vera no debe faltar el botellín agua. Recuerda beber en pequeños sorbos y cada diez minutos aproximadamente para estar bien hidratado en todo momento.
  • Respiración correcta. Se trata de inspirar suavemente por la nariz, y espirar por la boca sin retener el aire.
  • Al margen de la competición. El objetivo es disfrutar del placer de hacer ejercicio, así que deberás reducir el ritmo de entrenamientos, independientemente del nivel que tengas.
  • Calidad por encima de la cantidad. Es importante que tengas esta premisa clara, lo más importante es la calidad con la que realizas los ejercicios, y no la cantidad.

¿Qué deportes puedes practicar?

Es necesario aplicar un poco el sentido común, y descartar las actividades físicas de contacto y los que exigen un gran desgaste físico. Sin embargo, hay otras disciplinas deportivas a las que una mujer embarazada se puede adaptar sin problemas. Algunos ejemplos son:

  • Natación. Es un buen ejercicio para mejorar la respiración y mantener el tono muscular adecuado. Además, ten presente que los ejercicios musculares dentro del agua no requieren tanto esfuerzo.
  • Yoga. Dejando a un lado su componente de meditación. Los ejercicios de yoga van a ayudarte a conseguir un trabajo muscular completo, al mismo tiempo que tienes una buena distensión y disfrutas de la adecuada relajación. El pilates también es una buena alternativa
  • Caminar. Otra de las actividades físicas indicadas para mantener el tono muscular, estimular la circulación sanguínea y mejorar la respiración.

Enlaces relacionados

X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias para mantener identificados a los usuarios registrados y poder personalizar los servicios y cookies de terceros analíticas para estadísticas de las páginas vistas pero siempre de una forma anónima. Política de cookies