¿Puedo salir a correr cuándo estoy resfriado?

¿Puedo salir a correr cuándo estoy resfriado?
-

No hay dudas al respecto. La respuesta es clara y rotunda: no. Aunque sabemos que no es la respuesta que espera un runner habituado a entrenar todo los días, salir a correr cuando uno está resfriado no resulta una buena idea. El principal argumento que exponemos en contra de correr con resfriado es que puede interrumpir la progresión. Si te ejercitas acatarrado es más que probable que empeores la situación, y alargues más tiempo la enfermedad. Debes ser consciente de que con ello estás retrasando tu recuperación alcance el 100% en un menor plazo, por lo que finalmente te verás obligado a aplazar tu vuelta a los entrenamientos o la competición.

Así que a grandes males, grandes soluciones. Es preferible que pases dos días de reposo y descanso absoluto hasta que tu organismo se vaya reestableciendo. Y para explicarlo mejor, partimos de la siguiente hipótesis.

Pongamos que tu último entrenamiento o carrera, en la que has enfermado, se ha producido en la matinal de un domingo cualquiera. Lo más normal y aconsejable es que te plantees descansar lunes y martes. Y el miércoles, si te encuentras mejor, por ejemplo un 85% recuperado, podrías realizar una suave sesión de entrenamiento. Si la evolución es positiva, el jueves te sentirás mucho mejor, con lo que el viernes ya podrías regresar a tus entrenamientos habituales sin el miedo a recaer.

El caso contrario sucederá, si te saltas esos obligados días de reposo, y decides entrenarte todos los días. Las posibilidades de mejoría de cara a la jornada del miércoles son más bien escasas, por lo que debes olvidarte de entrenar con total normalidad el viernes, porque tu cuerpo no está recuperado y tu rendimiento no va a ser, ni mucho menos, el esperado.

Un error de los más comunes

Otro aspecto que no debes pasar por alto cuando estás resfriado es que cuando acabas una carrera o un entrenamiento, dos horas después del mismo tienes la sensación de estar mejor físicamente, y piensas que estás al 100% de tu estado de forma. Pero este es un error muy común entre los corredores.

El consejo se centra en esperar hasta el día siguiente, y evaluar cuál es exactamente tu estado físico. Y atendiendo a este criterio, y siendo sincero contigo mismo, podrás tomar la decisión de salir a correr o guardar reposo.

Está claro que no es plato de buen gusto que tengas que cesar la actividad física para recuperarte si estás enfermo, pero llegados a este punto tendrás que tirar de disciplina e imponerte esos días de descanso para regresar a tu rutina de ejercicios lo antes posible.

Enlaces relacionados

X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias para mantener identificados a los usuarios registrados y poder personalizar los servicios y cookies de terceros analíticas para estadísticas de las páginas vistas pero siempre de una forma anónima. Política de cookies