6 ejercicios en la oficina que te ayudarán a sentirte mejor

6 ejercicios en la oficina que te ayudarán a sentirte mejor
-

No buscamos que tengas que convertir tu oficina en una especie de gimnasio móvil. La idea es que intentamos promover consiste en que dispongas de las pautas necesarias para ayudarte a hacer algunos ejercicio en la oficina, y hagas frente a los perjudiciales efectos del sedentarismo.

¿Cuáles son los accesorios que puedo usar en mi trabajo?

Para los que trabajan en casa. En función del espacio y del dinero contante y sonante que tengas disponible, el abanico de opciones es amplio. Tienes la posibilidad de instalar unas barras en el techo, de comprarte una bicicleta estática o elíptica, e incluso, dependiendo de los metros cuadrados útiles, puedes invertir en máquinas más voluminosas como la que te encuentras en cualquier gimnasio.

Para los que trabajan fuera de casa, en la oficina. La fórmula más recomendada es que optes por los aparatos pequeños, que apenas ocupen espacio y que sean fáciles y cómodos de transportar y manejar. En esta categoría se pueden incluir las bandas elásticas, las mancuernas, la esterilla habitual para practicar yoga, o cualquier otro equipamiento portátil que permite desarrollar una actividad física.

Para los que no tienen espacio de almacenamiento en el trabajo. Si estás dentro de esta categoría, no te preocupes. No todo está perdido, porque la solución pasa por tratar de mover el esqueleto. Evidentemente no es necesario que te pongas a bailar como un poseso. Lo que tienes que hacer es tratar de no quedarte sentado permanentemente durante la jornada laboral. Simplemente con unas cuantas vueltas a la mesa de trabajo y una pequeña serie de estiramientos pueden ser suficientes para que, en cierta manera, logres mantenerte activo.

Aunque, ni mucho menos, es tendencia generalizada, puede darse el caso de que seas uno de esos privilegiados que en su empresa promueven la actividad física. Y en los puestos de trabajo dejan a disposición de sus empleados accesorios como las bolas de pilates o las de fitball.

Sencillos y prácticos ejercicios

Para que te pongas manos a la obra, te proponemos una serie de ejercicios, muy fáciles de ejecutar en cualquier momento, y que te vendrán fenomenales para relajar y reducir la tensión de los músculos de tu organismo.

  • Estirar la espalda. Con los pies sobre el suelo debes sentarte con la espalda recta, y estirar las piernas todo lo que te sea posible. Mientras estiras la espalda hacia el respaldo de la silla, aprieta los glúteos y extiende el abdomen. Al mismo tiempo, elevas las manos hacia el techo.
  • Elevación de piernas. El tope te lo marcará la parte inferior del escritorio. Y el ejercicio consiste en levantar primero una pierna, por ejemplo la derecha, hasta que roce con el escritorio. Acto seguido haz lo mismo con la pierna izquierda, y luego con ambas piernas juntas.
  • Pesas para tus brazos. Un libro, un pisapapeles o un objeto con cierto peso que encuentres en tu mesa, te puede valer para usarlo como pesa. Primero ejercitas un brazo, cambias, y ejercitas el otro brazo.
  • Fortalece los glúteos. Bien sentado o bien de pies, tienes que apretar tus posaderas. Es normal que al principio no notes nada, pero con el paso de los minutos apreciarás el trabajo que ha desarrollado tus músculos. Diez repeticiones, un par de veces al día bastarán para sentir los resultados.
  • Vientre plano. Al igual que con los glúteos, se trata de contraer y soltar en repetidas ocasiones. También puedes optar por otro fácil movimiento que se centra en girar un poco a la izquierda y luego a la derecha, siempre con la espalda recta, y tratando de que el giro se haga con la cintura, sin mover el pecho.
  • Movimientos de cuello. La mejor forma de destensar los músculos del cuello es estirarlo hacia arriba y hacia abajo. Y luego a la izquierda y a la derecha. Realizar los ejercicios muy lentamente.

La conclusión no es otra que animarte a que aproveches cualquier tiempo muerto que te pueda surgir en un momento dado, y hagas un poco de ejercicio en la oficina. No sólo te sentirás mejor físicamente sino que notarás como tu productividad se incrementa. Además, vencerás al sedentarismo.

X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias para mantener identificados a los usuarios registrados y poder personalizar los servicios y cookies de terceros analíticas para estadísticas de las páginas vistas pero siempre de una forma anónima. Política de cookies