Siete motivos para no saltarte el desayuno

 Siete motivos para no saltarte el desayuno
-

Por nuestros hábitos alimenticios y nuestra propia cultura gastronómica, en muchos casos, el desayuno es una de las comidas del día a la que menos importancia concedemos. Y es un claro error porque el desayuno nos sirve para cortar el ayuno nocturno y arrancar el día con el depósito repleto de energía.

Si eres de los que prefiere ayunar, te enumeramos siete razones para que descartes esa poco recomendable idea, y no te saltes el desayuno, y le otorgues la importancia que se merece para llevar a cabo una dieta saludable y equilibrada:

  • Evitar bajones. Nos permite regular el nivel de glucemia, ya que la ingesta de hidratos de carbono nos asegura que la cantidad de glucógeno necesario para nuestros músculos. Además, la glucosa también favorece que nuestro cerebro funcione a pleno rendimiento.
  • No sólo no engorda, sino que nos ayuda a adelgazar. Y aunque parezca mentira, realmente sucede así, porque con el desayuno tenemos la posibilidad de aumentar las calorías consumidas a lo largo de la jornada.
  • Multiplica el número de endorfinas. Tal circunstancia hace que tengamos un mejor ánimo desde primera hora de la mañana, y que la sensación de bienestar sea mayor y más duradera.
  • Fuente importante de nutrientes esenciales. Como es el caso de las proteínas, de las que el cuerpo humano carece de reservas, y es fundamental suministrarlas frecuentemente. De esta forma, un ayuno prolongado, y sin las proteínas necesarias sería perjudicial para recuperarse tras un intenso esfuerzo físico.
  • Reduce el apetito y las comilonas. Si nos saltamos el desayuno, nuestro organismo es capaz de reconocer que pasaremos tiempo sin comer, lo que dará lugar a que nuestro apetito aumente, y a la hora de la comida nos demos un atracón. Ello provocará que aumentemos los niveles de grasas.
  • Aleja las tensiones y el estrés. Si nos tomamos nuestro tiempo para desayunar con tranquilidad y sin prisas, lograremos reducir la ansiedad y la fatiga que conlleva la jornada laboral.
  • Potencia la comunicación familiar y refuerza las relaciones afectivas. La estampa de estar todos los miembros de la familia entorno a la mesa, y conversando sobre lo que nos espera el día no es algo idílico, sino un aspecto necesario para estrechar los lazos y la interacción entre nosotros.
Enlaces relacionados
X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias para mantener identificados a los usuarios registrados y poder personalizar los servicios y cookies de terceros analíticas para estadísticas de las páginas vistas pero siempre de una forma anónima. Política de cookies